NUEVA MODIFICACIÓN PARA LOS CONTRATOS DE VIVIENDAS Y ALQUILER

En nuestra comunicación anterior sobre Arrendamientos Urbanos, comentábamos que el 14 de Diciembre de 2018 se promulgó el Real Decreto Ley 21/2018, modificando diversos artículos de la Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994, de 24 de noviembre, rectificados anteriormente por Ley de Arrendamientos Urbanos 4/2013 de 4 de Junio, si bien fue derogado el 22-01-2019.

Pues, por Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, el Gobierno ha vuelto a poner en vigencia el Real Decreto Ley 21/2018.

Conviene tener en cuenta que las modificaciones implantadas, entrarán en vigor, para los nuevos contratos que se celebren a partir del 05-03-2019.

Las modificaciones más importantes son:

1º. Sobre la duración de los contratos:

  1. Para personas físicas 5 años.
  2. Para personas jurídicas 7 años.

2ª. Sobre prórrogas:

Si llegada la fecha de vencimiento del contrato, o de cualquiera de sus prórrogas, una vez transcurridos como mínimo cinco años de duración de aquel, o siete años si el arrendador fuese persona jurídica, ninguna de las partes hubiese notificado a la otra, al menos con cuatro meses de antelación a aquella fecha en el caso del arrendador y al menos con dos meses de antelación en el caso del arrendatario, su voluntad de no renovarlo, el contrato se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta un máximo de tres años más, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador con un mes de antelación a la fecha de terminación de cualquiera de las anualidades, su voluntad de no renovar el contrato.

3ª. Necesidad de pacto expreso para poder actualizar la renta de los contratos

Es muy importante, no olvidar consignar en el contrato, si se pretende que la renta se actualice, el pacto de actualización de la renta, ya que según el artº 18, 1 LAU, establece que, “en defecto de pacto expreso, no se aplicará actualización de rentas a los contratos”.

4ª. Gastos de gestión inmobiliaria y de formalización del contrato:

Serán a cargo del arrendador, cuando este sea persona jurídica.